3.3.09

Pepe Rubianes, in memoriam



El tren

Se me acaba el tiempo
y hay que ceder el sitio.

Así es la cosa.

Es curioso ver 
como la vida te desliza
limpiamente
hacia su lado más extremo 
a un ritmo lento o rápido 
según convenga
sin compasión, sin pasmos, 
sin aspavientos: con 
la elegancia de la experiencia
bien ensayada.

Y hay que caminar
hacia la hora perfecta
con la cabeza erguida
y el ritmo justo
que da compás a los sueños ...

Así es la cosa.
Así de simple.

Un día, no lejano
habrá comenzar
a hacer el equipaje
porque el viejo tren espera
siempre espera.

Poema inédito de Pepe Rubianes (2006)

Etiquetas: ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaza con este post:

Crear un enlace

<< Home