5.3.09

Contra la venjança


Ho publica tota la premsa d'avui que he pogut llegir, i que podeu consultar aquí i aquí.

Una dona iraniana, avui resident a Barcelona on ha buscat el possible remei mèdic a les seves ferides, va ser atacada per un impresentable salvatge que, despitat per la seva negativa a casar-s'hi, la va deixar cega completament, amb la cara desfigurada i les mans cremades, tot ruixant-la amb àcid corrosiu.

Jutjat pels tribunals iranians, l'agressor ha estat condemnat a perdre la vista, en aplicació d'una interpretació de la sharia que l'entronca amb el Codi d'Hammurabi, en que s'estableix que qui faci perdre un ull a una persona, el perdi també ell.

La dona s'ha negat a rebre la compensació econòmica alternativa establerta pel tribunal, i es disposa a traslladar-se a l'Iran per a executar la sentència, amb l'ajuda d'algú, donada la seva ceguesa. Explica, a més, que l'agressor no patirà perquè l'anestesiaran abans de que li deixi caure àcid als ulls per a cegar-lo.

M'ha sorprès no trobar en la premsa cap valoració ètica.

Jo em manifesto sense cap embut contra la venjança, encara que la dona nega que el que farà ho sigui.

La venjança, la llei del talió, l'ull per ull no és justícia, és barbàrie.

L'entrega del culpable a la víctima ofèn tot sentiment ètic civilitzat, i no hi puc estar a favor de cap de les maneres.

Segles i segles de progrés moral i de civilització ens separen de l'establiment de la llei del talió, que va servir en el seu moment per a limitar la venjança, però deixant-la com a tal, com a venjança.

Crec que no podem renunciar a la civilització i a l'ètica, i si la premsa escrita no ho diu, ho hem de dir els ciutadans, que no podem consentir la complaença amb la salvatgia.

Etiquetas: , ,

5 Comentarios:

Blogger Rafael dijo...

Estremecedora historia, y que plantea no pocos dilemas éticos. Coincido plenamente contigo en el rechazo a semejante pena. Por otra parte me ha sorprendido la disquisición del tribunal iraní que -entrando ya en su lógica- mantenía que al valer la mujer la mitad que un hombre en principio "solamente" permitía a la víctima cegar de un ojo a su agresor. Estremecedora también esta diferencia de valoración entre seres humanos a estas alturas.
Por otra parte ¿qué hacer con el salvaje agresor? No seré políticamente correcto: la cárcel no me convence, incluso aunque fuera de por vida no sería disuasión suficiente para este crimen horrendo (desfigurar con ácido) que, por desgracia, no es infrecuente.
Ya decía que no soy políticamente correcto. Yo castigaría al agresor a ser esclavo de por vida de su víctima. La chica necesitará ayuda hasta su muerte y debería ser el causante de su desgracia el que la guiara en la calle, le arreglara la casa, le leyera o le dijera cómo está el día. Quizás ella no quiera; tener cerca a quien le ha hecho eso puede ser horrible; pero si fuera juez al menos lo intentaría.
Saludos.

6/3/09 11:58  
Anonymous Anónimo dijo...

Com deia aquell, crec que Gandhi... "ull per ull, i el món es quedarà cec".

Pot semblar una broma de mal gust però no ho és. Si d'alguna cosa ens ha de servir aquesta notícia és per tenir clar el què NO s'ha de fer...

6/3/09 13:07  
Blogger Jordi Pedret dijo...

Rafael:

¿Te estás refiriendo a medidas de trabajo para la comunidad? Si así fuera, estaría de acuerdo, luego de un periodo de privación de libertad adecuado, porque no creo que siempre sea adecuada para la reinserción la sustitución de la pena.

En cualquier caso, creo que la limitación de la venganza que se contiene en las leyes de Hammurabi
tenía mucho sentido en el momento, al impedir que la venganza fuera mucho más grave que el daño que la ocasionaba, pero deja de tener sentido cuando el Derecho Penal pasa a ser un Derecho de prevención y de reinserción social, y no simple compensación para la víctima.

Nos vemos en la red.

Jordi

6/3/09 22:57  
Blogger Rafael dijo...

Hola Jordi,
sí, claro, no me tomes esclavo en sentido literal. Es tan difícil arreglar, aunque sea mínimamente, las vidas por las que pasa una tragedia como ésta... y no tengo alternativa a la cárcel; pero no me gusta. A veces pienso que dentro de unos siglos, cuando expliquen los historiadores que en nuestra época si alguien cometía un delito se le metía en un edificio de donde no podía salir por un cierto perido de tiempo, quienes escuchen a esos historiadores no entenderán nada. Pensarán ¡qué absurdo!
Saludos.

6/3/09 23:48  
Blogger Jordi Pedret dijo...

Rafael:

¿Cómo contestar un comentario con el que se está de acuerdo?

Diciéndolo así, me parece. Ojalá encontremos pronto la fórmula que nos permita convertirnos en abolicionistas totales de la prisión, pero por el momento, parece difícil.

Seguimos hablando, si te apetece.

Jordi

7/3/09 00:43  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaza con este post:

Crear un enlace

<< Home