9.2.08

Una falacia más


Realmente se trata sólo de una falacia más de las puestas en circulación por el PP en estos días, pero ha tenido la virtud de indignarme. Me explicaré. En el periódico de los conspiracionistas de ayer, 8 de febrero, se publica un artículo, revestido de una apariencia científica en el campo del Derecho Constitucional, que firma Rafael Arias-Salgado, ministro que fue de gobiernos de UCD y del PP.

Bajo el largo título de
"La Constitución, el Rey y la designación de candidato a la Presidencia del Gobierno" pretende construir una teoría ad hoc para el caso - al que se agarra el PP como última tabla de salvación - en que, habiendo obtenido más votos populares los socialistas que los populares, tuvieran estos últimos algún escaño más, por los efectos perversos de la Ley de Hondt combinada con la escasa proporcionalidad del reparto territorial de escaños en las elecciones para el Congreso de los Diputados.

Se pretende en dicho artículo - en apretado resumen - que el Rey está obligado a proponer como candidato a Presidente del Gobierno al líder del partido que haya obtenido el mayor número de escaños, cómo único criterio objetivo y para evitar que el Rey realice cualquier función política, en cuyo caso se afirma que tendría la obligación constitucional de impedir la entrada en el Gobierno de los partidos que no gustan al articulista.

Todo el constructo es una completa falacia, que negando voluntariamente la verdad, pretende llevarnos a todos a falsas conclusiones sólo para "ayudar a su señor".

En efecto, el momento de la designación de candidato a la Presidencia del Gobierno es el único en que la Constitución quiere positivamente que el Rey actúe políticamente, y no en un acto reglado como en todas sus restantes actuaciones constitucionales.

El artículo 99,1 de la Constitución es clarísimo al respecto, pese a lo que se le deforma en la publicación que se combate, puesto que la actividad regia debe de producirse necesariamente "previa consulta con los representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria", y es obvio que dicha consulta sería completamente innecesaria si existiera una obligación constitucional de designar al que encabece el Grupo con más escaños. Para ello bastaría la simple comunicación de atribución de escaños por parte de la Junta Electoral Central, quedando sólo por resolver la cuestión - no baladí en los momentos actuales del PP - de a quien se considera líder por parte del Grupo con más escaños. La función del Rey se reduciría a una sanción automática de esa combinación de dato objetivo proporcionado por la Junta Electoral Central y la voluntad, no siempre fácil, del Grupo político sobre su propio liderazgo.

Si tenemos en cuenta, además, que en nuestro sistema constitucional no existe candidato a la Presidencia más que luego de la designación regia, y que no es preciso ser Diputado a Cortes Generales para obtener esa designación, queda claro que no existe automatismo constitucional alguno.

La inexistencia del requisito de ser Diputado el candidato, y por ello la falacia total del argumento, debería de tenerla muy presente el PP, puesto que fue el que intentó, aunque en trámite de Moción de Censura, que triunfara un candidato que no era Diputado, el merecidamente olvidado Hernández Mancha.

Lo que constitucionalmente procede, y así ha ocurrido siempre, es que el Rey designe como candidato a quien tenga más posibilidades de obtener la mayoría suficiente, absoluta en la primera votación o relativa en la segunda, y para ello debe de conocer la voluntad de los demás grupos políticos en cuanto a otorgarle o denegarle el voto de investidura.

Con ese conocimiento, fruto de las obligadas consultas, ejerce el Rey su única iniciativa política constitucional, proponiendo el candidato con más posibilidades, no sujeto a automatismo alguno, con pleno respeto al sistema parlamentario que es el nuestro, y no rebajado como pretende Arias-Salgado a un ejecutor de actos automáticos destinados a reforzar la posición negociadora de nadie.

Contra las falacias negadoras de la realidad constitucional y creadoras de percepciones políticas que refuercen las pretensiones de la derecha, debemos de explicar hasta la saciedad nuestro sistema constitucional.

No hacerlo sería resignarse pasivamente a que algunos preparen el campo de una nueva negación de legitimidad democrática del nuevo gobierno si no es el de la derecha, y eso no lo podemos consentir en modo alguno.

Contra falacias, la verdad.

Etiquetas: , ,

6 Comentarios:

Blogger m.eugènia creus-piqué dijo...

Solo quiero decirte una cosa Jordi`porque así lo pienso,deberíamos caminar ¡ YA ! hacia una república federal.

Salud y república.

9/2/08 07:59  
Anonymous Anónimo dijo...

Celebro la correccion de una mentira montada desde el PP, cosa a la que nos tiene acostumbrados. El gran peligro es que podemos llegar a creer lo que nos repiten una y otra vezy, reconozcamoslo, ellos consiguen hacer llegar al ciudadano de la calle antes y en mayor numero sus mentiras que las verdades. Y lo que es peor no se ve desde dentro de un partido socialista, al meno sen mi agrupacion, ninguna reaccion para movilizar a las bases que pueden dar a conocer la verdad de forma personal, en nuestros puestos de trabajo, en las runiones de amigos, en mil y una situaciones cotidianas qu epodriamos cortar de raiz esta y cientos de mentiras más que llegaran al votante indeciso, con la machacona repetición qu ehace qu eun afalacia se convierta en creible.
Un saludo Enrique.V

9/2/08 18:10  
Blogger Jordi Pedret dijo...

María Eugenia:

a)los socialistas somos, en general, federalistas, y los socialistas de Cataluña lo somos por definición programática.

b)en el caso que nos ocupa, designación de candidato a la Presidencia del Gobierno, todo sería exactamente igual, pusiera el artículo de la Constitución "el Rey" o pusiera "el Presidente de la República."

9/2/08 20:39  
Blogger Jordi Pedret dijo...

Estimado Anónimo:

He hecho una excepción a la regla que utilizo en el blog de no publicar comentarios anónimos, porque me ha parecido que el tuyo era de claro interés.

Sólo puedo decirte que en mi Agrupación, la del Eixample de Barcelona, salimos a la calle un fin de semana cada mes, fuera de épocas de campaña electoral, y en campaña continuamente, para hablar con la gente, informarla de palabra y por escrito, con boletines para cada barrio, recibir sus quejas y preguntas, en definitiva para estar con la gente y darles a los que quieran nuestra visión de las cosas.

Creo que esto es fundamental para no olvidar nunca para qué y para quien hacemos política.

Un abrazo, y te animo a abandonar el anonimato.

Jordi Pedret

9/2/08 20:44  
Anonymous Anónimo dijo...

En primer lugar agradecer la excepcion, y en segundo lugar no pretendo que este 2º comentario sea publicado sino que es la forma mas directa que he encontrado de comunicar con usted. Soy, o tal vez era, amigo de hacer los comentarios abiertamente, pero aprendi que cuando no son bien recibidos no traen beneficios para el que los proclama. Por supuesto mi agrupacion ( y el posesivo mi no lo tengo ya claro) no es la suya asi que no era una critica personalizada en ella, sino que leyendo los blogs, costumbre que tengo como medio de contrastar opiniones, no tuve mas remedio que plegarme a ese espiritu inconformista que creo debe estar dentro dentro de todo militante. Pero la verdad a dia de hoy tras unos 5 meses despues de afiliarme y mas de 2 años de simpatizante, tras varios intentos de contactar con alguien que pudiera indicarme las opciones de colaboracion activa, tanto por correo como intentando contacto directo, han sido vanas. Asi que no puedo mas que pensar que si alguien convencido como para afiliarse y colaborar activamente, no recibe ese "input" de partido abierto y cercano , amen de orientado al ciudadano, me pregunto, que podemos esperar del votante indeciso????. Reconozco que mi entusiasmo primerizo ha ido decayendo, y tal vez haya sido esa rabia de descubrir mi equivocacion lo que me hizo contestar con un comentario. Gracias por su contestacion y disculpas si en algun momento pudo creer que era malintencionado hacia usted o su agrupacion.
Enrique V.

10/2/08 15:00  
Blogger Jordi Pedret dijo...

Estimado Enrique:

No hay de qué.

Tus reflexiones me parecen de lo más interesante. Si no somos conscientes de nuestras debilidades y fallos, los seguiremos repitiendo sin parar, y eso hay que evitarlo.

Desde luego que no me sentí aludido en forma personal, ni como Agrupación, por tu comentario anterior. Simplemente explicaba mi experiencia colectiva sobre el tema.

En cualquier caso, si te sientes más cómodo en conversación privada, me mandas una dirección de e-mail a la que te pueda escribir y seguimos con el tema.

Hasta pronto,

Jordi Pedret

10/2/08 20:48  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaza con este post:

Crear un enlace

<< Home