2.5.07

Compromiso republicano


Ya está al caer la fecha en que todos los ciudadanos y ciudadanas han de demostrar su compromiso republicano.

En Francia, claro está, se va a producir la votación decisiva para los valores republicanos. Este domingo los electores franceses tienen la posibilidad de votar a favor de los valores fundacionales de la república: la libertad, la igualdad y la fraternidad que, con lenguaje del siglo XVIII, continúan interpelando a las conciencias y fijando el objetivo a conseguir.

La situación es lo bastante abierta como para que todo sea posible, y si todo es posible es necesario actuar para que lo deseable suceda.

Por eso y para eso es necesario que el compromiso republicano se concrete en la emisión del voto. Luego del ejemplo a toda Europa dado en el domingo de la primera vuelta, con una participación altísima, el electorado francés debiera de rematar la faena con otra afluencia masiva a las urnas.

No se trata sólo de votar, se trata de sostener con el voto el sistema republicano, se trata por tanto de alejar de la cumbre del poder a quien pretende la división de la sociedad francesa entre franceses de muchas generaciones y nuevos franceses; entre franceses e inmigrantes; entre ricos y los excluidos del circuito económico. No hay que permitir que gane quien alardea de su intención de acabar de una vez por todas con Mayo de 1968, es decir con el pensamiento libre, con el sentimiento de rebeldía, con la acción en defensa de la solidaridad, la igualdad y la libertad, con la persecución de la utopía. No se puede permitir que la recomendación de voto del ultra nacionalista De Villiers triunfe. A nadie en Europa nos conviene un desatadamente reaccionario y neoliberal Sarkozy en el Eliseo.

El camino lo marca a la inversa Le Pen, que ha recomendado a sus muy menguados votantes una "abstención masiva". Eso es lo anti-republicano. Eso es lo que no debe de hacerse.

Lo necesario es votar, y votar por la candidata que puede en estos momentos federar a todos los ciudadanos y ciudadanas consecuentemente republicanos, es decir progresistas, como ha reconocido a medias François Bayrou que, pese a no recomendar el voto a nadie, ha dejado bien claro a quien prefiere y a quien no votará jamás. Como ha reconocido también el alter mundialista José Bové, que ha recomendado a sus escasos votantes acudir a las urnas y votar Royal. Como deberían de hacer todos los candidatos de las izquierdas múltiples y plurales que existen en Francia.

Sólo Ségolène Royal puede, en efecto, honrar el compromiso republicano con los principios y valores revolucionarios fundacionales de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

(artículo publicado en larepublica.es)

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

Blogger Consol Prados Martínez dijo...

Hola Jordi, una campanya interessant i sobretot viva, que ja va bé, i d'acord que no ens anirira gens bé el neoliberalisme de Sarkozy. L'alta participació dels ciutadans és un signe que quan toca la gent no és passiva.
Salut!

3/5/07 10:41  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaza con este post:

Crear un enlace

<< Home