30.6.11

Palestina, una causa de la Humanidad

Em limito avui a transcriure aquí l'article que m'han demanat des de la Fundación Ideas, deixant-lo en el seu original castellà.


"No se trata en modo alguno de un conflicto más, entre los muchos que, con distintos grados e intensidades de violencia, se prolongan en el tiempo y a través de todo el Mundo. Está, al contrario, en el centro de los conflictos que se viven en Oriente Medio, en el Mediterráneo, en el Mundo.
La cuestión palestina no es una mera pieza de un juego geoestratégico global, aunque también lo es.
No se trata tan sólo de una situación de injusticia continuada durante años y basada en la violencia estructural que supone la ocupación militar de unos territorios y la ilegítima anexión territorial de otros, aunque, desde luego, nadie puede negar la injusticia de la situación.
No es sólo la situación de sufrimiento colectivo de un pueblo por causa de la ocupación militar extranjera más larga en la historia, aunque también, por descontado, lo es.
Palestina es una situación, y una causa que interpela directamente a la Humanidad, y al conjunto de la Comunidad Internacional compete el compromiso de acabar con la injusticia y el sufrimiento colectivo que la situación de Palestina supone.
Los años transcurridos desde la Nakba y desde el inicio de la ocupación militar israelí son más, muchos más, de los que puede soportar cualquier pueblo.
Son demasiado numerosas ya las generaciones palestinas que durante estos 63 años desde la Nakba y estos 44 años de ocupación han visto transcurrir toda su vida en situación de ocupación, de exilio, de desarraigo, y la presente generación no puede soportar la idea de que ellos tampoco vean el pleno reconocimiento de los derechos colectivos e individuales de los palestinos, y menos aún pueden resignarse a imaginar que sus hijos seguirán en la misma situación.
El tiempo para la solución se acaba.
Las condiciones físicas del terreno en Cisjordania se deterioran por causa de las actuaciones del ocupante, muy destacadamente por la construcción continuada de asentamientos - todos ellos estrictamente ilegales, de acuerdo con la normativa internacional – que se van poblando de un número cada vez mayor de colonos, con la consecuencia de agudizar la discontinuidad del territorio administrado por la Autoridad Nacional Palestina; por la construcción del Muro que desafía todas las condenas internacionales y que afecta profundamente a la vida diaria de la población palestina; por el establecimiento de la red de carreteras diferenciada para colonos, a la que no tiene acceso la población palestina; por el mantenimiento de centenares de obstáculos físicos que dificultan la movilidad de los palestinos con todas las consecuencias negativas para todos los aspectos de la vida económica, social y familiar diaria, así como sobre las posibilidades formativas de la juventud palestina que vive en los territorios ocupados; debiendo sumarse a todo lo dicho la permanencia de los check-points.
Resulta innecesario, por ser suficientemente conocida, describir la situación de extremo deterioro de las condiciones de vida en la Franja de Gaza.
Si existe un acuerdo internacional suficientemente amplio favorable a la solución de los dos Estados en las fronteras de 1967, con las modificaciones que los interesados pudieran pactar, sería necesario que la Comunidad Internacional actuara con toda la contundencia diplomática que debe de darle la razón que le asiste para que esa solución se implemente a la mayor brevedad.
Es necesario llegar rápidamente a una solución puesto que, como he dicho, las condiciones mínimas necesarias para que pueda existir un Estado Palestino viable están casi al borde de la desaparición.
Los loables y fructíferos esfuerzos del Primer Ministro palestino para construir una institucionalidad democrática y armar los elementos básicos para una vida económica viable en su ámbito territorial pueden verse frustrados por la actuación de los elementos negativos de la ocupación, lo que nos llevaría a una situación sin salida pacífica posible.
Por ello es absolutamente necesario que todos contribuyamos en la medida de nuestras fuerzas a los esfuerzos para llegar a un solución que no puede aplazarse más.
El objetivo de una paz justa, global y duradera entre el Estado de Israel y el Estado de Palestina, con dos Estados que convivan en paz y seguridad, con fronteras definidas de acuerdo con las vigentes en 1967, con los intercambios de territorios que se acuerden entre las partes, y que coexistan con pleno respeto a la integridad de los derechos de los ciudadanos de ambos Estados es ampliamente compartido.
Su cumplimiento, que es el de la causa de la libertad y la justicia, es una causa de la Humanidad."

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 Comentarios:

Blogger Jordi Pedret dijo...

Ho diré un cop més.
Mai no he publicat i mai no publicaré cap comentari anònim.
Jo dono la cara, qui vulgui dir-hi la seva ha de fer el mateix.

1/7/11 01:05  
Blogger Lunática dijo...

Es un buen resumen de la situación.

Con la intención de Hamas y Fatah de unir fuerzas, tanto si se reparten el territorio como si comparten la soberanía, debemos apoyarles, reconocer su Estado, y ayudarles a comenzar.

Es imprescindible que obliguemos a Israel a frenar los "hechos sobre el terreno", en particular los asentamientos pero también las demoliciones, el secuestro de acuíferos, el encarcelamiento masivo de los varones en edad de procrear/trabajar...

Es imprescindible que tendamos una mano (no simbólica como siempre hacen nuestros políticos, sino real) y que votemos. Por dignidad.

3/7/11 16:56  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaza con este post:

Crear un enlace

<< Home