28.9.09

Fer dissabte


Ara convé fer dissabte ben a fons.

La casa neta, la roba ben airejada, les catifes ben batudes i sense res amagat a sota, la plata - qui la tingui - ben lluenta, i els llibres - també els de comptes - sense un bri de pols, ni taques de tinta que emmascarin cap rengló.

Així convé que tinguem el país i la ciutat, Catalunya i Barcelona, per a treure'ns del damunt d'una vegada tota la brutícia que hi han escampat alguns que fent figura de patricis, de "senyors de Barcelona", han estat actuant com a lladres de camí ral, usant en benefici propi tots els privilegis que la seva posició i el seu prestigi els proporcionaven.

Si no volem ser còmplices, cal que actuem per a fer neteja. Cal separar allò que és podrit i deixar que la societat civil sana, que és la majoria, pugui continuar treballant pel país, cosa ben diferent a la que ha fet en Fèlix Millet, segons confessió pròpia, i els qui s'hi van conxorxar.

La suposada exemplaritat d'aquest ciutadà, gens august, ha de convertir-se en rigor i exemplaritat de la justícia, sense cap complaença per a les situacions de poder.

No és acarnissament, és simple necessitat higiènica.

(article publicat a e-noticies)

Etiquetas: , , ,

2 Comentarios:

Blogger Rafael dijo...

Es cierto lo que dices, Jordi; pero añadiría que es necesario reflexionar también sobre la regulación de la actividad de la sociedad civil. El reglamentismo existente hace que sea muy difícil emprender nada si no se cuenta con un equipo de gestores que te guíe por los laberintos administrativos. Si realmente se exigiera el cumplimiento de todos los requisitos administrativos, contables y vinculados a protección de datos a todo el mundo tendríamos que abrir expediente o procesar a la mayoría de los presidentes de escalera y gestores de peñas futbolisticas de este país. Además sucede, y no sólo en la sociedad civil que, en ocasiones, resulta fácil caer en irregularidades que no pueden ser sospechadas por ninguna persona con un poco de sentido común. El reciente caso Camps me ha hecho caer en la cuenta, por ejemplo, de que cada vez que acepto un bolígrafo promocional estoy incurriendo en un tipo penal, cosa que nunca hubiera sospechado.
Creo que debería rehacerse la normativa sobre los supuestos de responsabilidad vinculados a la gestión de dineros ajenos con el fin de que, como dices, quede claramente separado el delincuente del imprudente o de quien, simplemente, se ha dejado guiar por el sentido común.
Saludos.

29/9/09 08:49  
Blogger Jordi Pedret dijo...

Plenamente de acuerdo, como de costumbre.
Un abrazo, Rafael.
Jordi

29/9/09 15:27  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaza con este post:

Crear un enlace

<< Home