26.1.11

L'esquerra a Israel


Avui torno al blog, que he tingut abandonat molt de temps per raons personals, per a posar-lo al servei de la difusió d'un article sobre el laborisme israelià que m'ha fet arribar el meu amic Meir Margalit, del Comitè Israelià contra la Demolició de Cases (ICAHD en les seves sigles angleses), que fa una feina extraordinària de defensa dels drets dels palestins, regidor de l'oposició de l'Ajuntament de Jerusalem, i compromés amb l'esquerra des de fa anys.
Aquí teniu l'article:

ISRAEL - LOS ACORDES FINALES DEL LABORISMO

A la avalancha ética de la que padece Israel últimamente, hay que agregar ahora el cataclismo del laborismo israelí. Aquellos que están en el tema no se sorprendieron- el proceso de descomposición estaba en estado tan avanzado que era cuestión de tiempo hasta que este esqueleto se viniera abajo. El golpe mortal de aquel partido, que en sus mejores momentos gozaba de mayoría absoluta y actualmente llego a ser el cuarto partido en Israel con solo 12 escaños , fue asentado precisamente por el mismo Barak, que, ante la inminente escisión de la coalición gubernamental liderada por Netanyahu, prefirió conservar su puesto de ministro de defensa y arrastrar consigo otros 4 diputados mas, recibiendo como remuneración , el tentador precio de 4 ministerios para 5 parlamentarios !. En la intemperie han quedado siete sobrevivientes de aquel naufragio , sin saber hacia donde ir ni que hacer con los restos de lo que fuera un glorioso partido que se ha hecho el haraquiri.
Cien años de política han sido tirados a borda y lo poco que queda de el no es mas que la triste sombra de un movimiento que perdió su rumbo, que llego a la quiebra por dejarse arrastrar por las corrientes nacionalistas que inundan este país y que en algún momento abandono sus convicciones en aras de un oportunismo mezquino , que tal vez haya agregado algún escaño mas, pero al final de cuentas le costo su misma razón de ser.
En este país ser derechista es mucho mas fácil que ser de izquierda. Desde aquel maldito día en junio del 1967 en que el ejercito israelí conquisto los territorios palestinos, se inicia un proceso de degradación ético-moral que ha destrozado al laborismo hasta convertirlo en un fenómeno irrelevante, ya que para hacer muecas derechistas, el pueblo prefiere la versión original y no la copia, o sea es preferible votar partidos tradicionalmente derechistas en lugar de votar un laborismo con complejos de inferioridad que solo hace patéticos esfuerzos por asemejarse a ellos.
El laborismo se dejo llevar por la corriente, que fue radicalizándose a medida que el conflicto palestino iba empantanándose. A mayor crisis, mayor derechismo, cuanto mas tensión flota en el aire, mas propensa esta la gente a volcarse a las formulas derechistas, siempre simplistas, populistas, machistas, de corte violento como apetece a las masas. Y frente a aquella encrucijada el laborismo prefirió competir por esas masas diciendo lo que ellas deseaban escuchar. Barak era la persona indicada para atrapar a aquellas masas gracias a su heroica reputación militar, pero precisamente ese discurso militarista intransigente, se convirtió en arma de doble filo y represento el golpe mortal para el laborismo. Este tipo de cálculos oportunistas pueden dar resultados a corto plazo pero a largo plazo tienen efectos destructores.
Para ser sinceros, el laborismo nunca fue un partido con fuertes convicciones morales. A lo sumo, tenia pretensiones éticas, que no es poco, pero no hay que olvidar que el proceso de colonización de los territorios palestinos conquistados en el 67 fue iniciado y promocionado por el mismo laborismo. También ellos cayeron en la trampa nacionalista-religiosa tendida a partir de la conquista de aquellos territorios palestinos. Salvo durante el corto liderazgo del segundo gobierno de Isaac Rabin, cortado con su asesinato en noviembre del 95, el laborismo no demostró ser mucho mejor que la derecha israelí. Pero por lo menos en aquellas épocas flotaba en la atmosfera un clima mas moderado, y mientras existían los kibutzim había también un aire socialista que imponía ciertas reglas de juego humanistas. Mas por respeto a sus fundadores que por convicción propia, el laborismo de los años 70-80 mantenía un discurso moderado, cada vez mas diluido, pero todavía propio y distinto al discurso derechista. Todo esto fue desapareciendo paulatinamente, y el proceso de privatización que invadió los kibutzim durante el ultimo decenio, transformándolos de granjas comunitarias en pequeñas aldeas de asalariados privados en las cuales cada cual trabaja y gana lo que puede, constituyó el principio del fin. El fin de la utopia socialista que inspiro a los kibutzim trae aparejado el colapso de los valores morales que supuestamente caracterizaban al laborismo desde su creación. Este derrumbe moral es el motivo del cataclismo laborista, ya que sin una voz propia, auténtica, sin una clara postura ética que motivos restan para votar por ellos. Si de oportunismo se trata, la derecha siempre será más atractiva que la izquierda. A partir del momento en que el laborismo se integra al gobierno Netanyahu-Lieberman, comienza a activar ese mecanismo de autodestrucción que lo llevo a la actual crisis que perfila ser uno de los últimos clavos en el ataúd de este partido.
Es triste ver como se esfuman ideales. Pero esta crisis era inevitable y tal vez es lo mejor que le puede suceder a los restos de la izquierda israelí que todavía quedan en este país. Ojala tengamos la fuerza de dejar de lado luchas de poder que caracterizan a la izquierda israelí al igual que a las izquierdas en todo el mundo y aprovechemos la crisis para crear una nueva alternativa capaz de presentar una respuesta sensata a las políticas de derecha. Israel se merece una izquierda mejor.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaza con este post:

Crear un enlace

<< Home